pexels-iprice-group-165907

¿Por qué debe empatizar un líder?

¿Cómo puede esta competencia social marcar la diferencia en la forma de gestionar nuestros equipos?

En este artículo definimos la empatía y profundizamos en por qué esta « habilidad «blanda ser crucial para el éxito del liderazgo. Aprenda cómo podemos convertirnos en líderes más empáticos (y mejores).

El mercado laboral ha experimentado profundos cambios en los últimos años, especialmente desde que la pandemia del COVID-19 aceleró el proceso de transformación digital de las empresas hacia nuevas formas de trabajar y hacer negocios. Y si hubo un tiempo en el que las llamadas soft skills tenían un papel secundario, esa época hace tiempo que pasó, siendo las habilidades sociales las protagonistas en los nuevos modelos laborales.

Para adaptarse a los cambios constantes y gestionarlos de la mejor manera, hoy en día es fundamental reconocer y desarrollar las competencias esenciales para el crecimiento profesional, sea cual sea el área de negocio, la función o la responsabilidad.

Es bien sabido que las llamadas competencias duras -es decir, las relacionadas con conocimientos técnicos específicos- son fundamentales en el desempeño de un trabajo especializado, como el desarrollo de software en una tecnología concreta, por ejemplo. Sin embargo, no son sólo las competencias técnicas las que un profesional debe tratar de desarrollar y dominar.

Para ser un profesional más completo, debemos dedicarnos a conocernos a nosotros mismos, a identificar nuestras habilidades sociales más fuertes, que incluyen rasgos de personalidad y actitud, y se revelan en nuestro comportamiento y en nuestra forma de tratar a los demás. Según la encuesta #CtheFuture2.0 publicada recientemente por Adecco, el 79% de los jóvenes cree que«las habilidades blandas serán más importantes que las duras en los líderes del futuro», lo que ya revela el despertar de la comunidad juvenil ante esta tendencia.

Al fin y al cabo, es con las habilidades sociales como interactuamos, creamos relaciones y nos distinguimos en el mercado laboral. Y si hay una habilidad blanda que nos fortalece como profesionales -y, sobre todo, como humanos- es la empatía. De eso quiero hablarles hoy.

¿Qué es la empatía?

Según la profesora, investigadora y escritora estadounidense Brené Brown, la empatía es sentir con la otra persona lo que está sintiendo; es crear y alimentar cada día una conexión con otras personas. Es dar el mensaje al otro de que no está solo. Se trata de estar cerca.

Como oímos a menudo, hay que ser capaz de «ponerse en el lugar de la otra persona», teniendo en cuenta su historia, contexto, perspectiva y emociones. Y eso requiere saber ser vulnerable, y permitir que quienes nos rodean también lo sean.

Practicar la empatía en el lugar de trabajo consiste en crear un entorno seguro en el que cualquiera que trabaje en nuestra empresa sienta que puede asumir sus errores, aprender de ellos y ser mejor profesional (y persona) al día siguiente. Es saber que puedes contar con personas implicadas y comprometidas con tu desarrollo y realización, tanto personal como profesional.

Es saber reconocer, aceptar y, sobre todo, valorar el lado humano de cada profesional de su equipo. Es, para Tim Cook (CEO de Apple), la habilidad blanda que «no puede quedar fuera de nuestra carrera» -y de nuestra forma de liderar, me atrevería a añadir-.

¿Qué tipos de empatía existen?

Daniel Goleman -el psicólogo, periodista y escritor que se ha dedicado al estudio del cerebro y las ciencias del comportamiento, y al que muchos consideran el «padre» de la Inteligencia Emocional- sostiene que existen tres tipos de empatía. En este vídeo, explica cómo se aplican en un contexto de liderazgo. He aquí un resumen:

1. empatía emocional

Cuando tenemos este tipo de empatía, significa que sentimos lo que siente la otra persona. Hay una implicación emocional con la otra persona, y nos vemos absorbidos por ese mismo sentimiento. Su problema se convierte también en el nuestro. Es «siento lo que tú sientes».

2. Empatía cognitiva

Cuando recurrimos a esta empatía, significa que podemos ver el mundo como lo ve el otro. Las personas que pueden ser empáticas a nivel cognitivo pueden ver entre líneas y comprender las distintas perspectivas de varias personas. Es «entiendo cómo te sientes».

3. Empatizar con compasión

También existe el tercer tipo de empatía. El que está vinculado a la compasión. Cuando tenemos este tipo de empatía, no sólo podemos entender el punto de vista de la otra persona y sentir lo que siente, sino que inmediatamente nos ofrecemos voluntarios para ayudarla en todo lo que podamos. Es «Te siento y estoy contigo».

Estos tres tipos de empatía son cruciales para cualquier profesional, ya sea de la tecnología o de cualquier otro campo, e independientemente de su función en la organización. Pero es especialmente importante en TI, porque -en el límite- la tecnología no es más que un medio para un fin o una misión, una herramienta para que resolvamos problemas y construyamos soluciones para que la gente pueda prosperar y ser más feliz. Así pues, para ser mejores profesionales, todos debemos ejercer la empatía, en cualquier situación o relación, ya sea en el trabajo o en casa. Al fin y al cabo, la empatía es la base de cualquier relación humana.

¿Debe un líder tener empatía?

Creo que sí. En esta charla, el célebre autor y conferenciante estadounidense Simon Sinek sostiene que un verdadero líder debe tener dos cosas: empatía y perspectiva. Ambas están vinculadas a lo que es su verdadero trabajo y misión: cuidar de quienes cuidan de los clientes de su empresa.

La prioridad de cualquier líder, directivo y/o jefe de equipo deben ser las personas. Al cuidar a los profesionales de nuestro equipo, nos aseguramos dos cosas: 1) El necesario bienestar de nuestros empleados para que se sientan comprendidos y motivados; 2) la máxima calidad de servicio a nuestros clientes.

De hecho, según Forbes, cultivar la empatía en el lugar de trabajo -creando espacios seguros donde las personas puedan sentirse vulnerables sin ser juzgadas o perjudicadas por ello- influye en el rendimiento y repercute positivamente en los resultados.

Las empresas B2C(business-to-consumer) son históricamente más «cercanas» y abiertas a determinados conceptos y enfoques. Tener al consumidor como cliente final siempre ha facilitado esta proximidad. Lo cierto es que todas las empresas B2B(empresa a empresa) trabajan con personas, no con entidades abstractas. ¿No es hora de aceptar que todos los negocios son H2H(human-to-human) y que todos podemos hacerlo mejor? ¿Y quién mejor que un líder para ejercer y promover la adopción de la empatía en la organización?

¿Cómo podemos convertirnos en líderes más empáticos?

Nuestras organizaciones requieren profesionales cada vez mejor preparados, más atentos a las tendencias del mercado, más alineados con las estrategias empresariales, más colaboradores con equipos multidisciplinares, más capaces de adaptarse a cualquier eventualidad: nada es irrepetible, ni una crisis económica, ni una pandemia, ni siquiera una guerra. Y todo empieza con el liderazgo. Y hoy en día necesitamos líderes más empáticos.

Estos son tres principios que valoro y que me han ayudado. Espero que también puedan ayudarte a ser más empático y, en última instancia, mejor profesional: líder, gestor o incluso miembro de un equipo.

1. Escuchar a los que nos rodean.

Saber escuchar es un arte que todo líder debe dominar. El liderazgo está al servicio de alguien, y sólo quien escucha y está verdaderamente dispuesto a comprender a los demás puede ejercerlo bien. Cuando escuchamos, podemos aprender a reconocer las señales y actuar a tiempo de la manera adecuada.

2. 2. Mostrar voluntad de ayudar.

Es asombroso el impacto positivo que se obtiene cuando se combina la capacidad de escuchar a tu equipo con la voluntad de ayudarles. Implicar a las personas en el equipo y ayudarles a superar cualquier obstáculo, creciendo como personas y profesionales, reforzará la relación que compartimos, estableciendo lazos de confianza. Y, como dice el viejo refrán, «la unión hace la fuerza».

3. Dedica tiempo a conocer a las personas que forman parte del equipo.

Para poder empatizar con alguien, primero tenemos que conocerlo. Y nuestros empleados son, por encima de todo profesional, personas. Fomentar, organizar y cultivar el tiempo libre con nuestro equipo es clave. Es la mejor manera de conocer realmente a las personas que están detrás de su trabajo. Conociéndoles -sus intereses, aficiones, gustos, opiniones- podremos comprenderles mucho mejor.

Empatía en Neotalent

«No somos máquinas de pensar que sienten, somos máquinas de sentir que piensan», afirma Daniel Kahneman, Premio Nobel de Economía en 2002. Y no podría estar más de acuerdo.

En Neotalent, defendemos que la empatía es una de las habilidades más importantes que debe tener cualquiera de nuestros talentos. Para nosotros es esencial que nuestra gente sepa conectarse entre sí y ayudarse mutuamente.

Fomentamos el desarrollo personal de cada individuo y el intercambio constante de conocimientos entre todos. Sólo creando una fuerte conexión entre las personas (y los equipos) podemos innovar en la forma de ayudar a nuestros clientes a conseguir sus resultados, al tiempo que transformamos el mundo. El propio Satya Nadella (CEO de Microsoft) asume este vínculo directo entre la capacidad de innovar y la empatía.

Por eso invertimos todo lo que podemos en el mayor activo que tenemos: nuestra gente. Al fin y al cabo, una empresa está formada por personas. Y, como nos hemos dado cuenta, cuidándonos los unos a los otros hacemos que la experiencia del trabajo, y nuestras vidas, sean más gratificantes y mejores.

Célia Vieira
DIRECTOR GENERAL

Me licencié en Administración y Dirección de Empresas por el ISLA, y comencé mi carrera profesional en la FAS, Sistemas de Información. En 2001 llegué a Novabase, en 2008 asumí la dirección de Neotalent, y puedo decir que sigo aprendiendo cada día. Tengo cuatro hijos, me encanta viajar, pasar tiempo con la familia, practicar Pilates y merendar en compañía de buenos amigos.

Podría interesarte…

Descubre la revolución de la flexibilidad laboral, desde los modelos tradicionales hasta el teletrabajo pospandemia. Explora la adopción en Portugal, especialmente en el sector IT, y conoce las estrategias de Neotalent para fomentar la satisfacción y flexibilidad de su plantilla. ¡El futuro es flexible y estamos listos para evolucionar!
Explora la creciente tendencia del outsourcing nearshore en Portugal, una elección estratégica para tus servicios de IT y desarrollo de software. Descubre el encanto del país, incluyendo la proximidad cultural, eficiencia operativa, ahorros financieros y escalabilidad, y sus factores clave: incentivos fiscales, semana laboral de cuatro días, startups impulsadas por IA y surgimiento de la Robótica y Automatización.
Esta unión estratégica impulsará el crecimiento internacional de Neotalent.

Haga el suyo aquí
Aplicación

Solicito:
¿Por qué debe empatizar un líder?
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.